In Color, Formación

Son muchas las dudas que los profesionales del color nos planteais habitualmente sobre las cartas de colores . Sabemos que el mundo de las cartas de colores es enorme, hay un alto número de cartas y gran variedad de opciones. Tantas, que puede llegar a confundir. Así que lee hasta el final que en este post vamos a ver los siguientes puntos que seguro te interesan:

  • Claves diferentes cartas de colores
  • Análisis 3 cartas principales mercado color España: Pantone, RAL y NCS
  • Recomendaciones específicas -tips-
  • Cuadro resumen con las características de cada carta.

 

¿Por qué hay tantas cartas de colores en el mercado? ¿son todas iguales?

Antes de entrar más a fondo en este tema, es importante conocer qué son las cartas universales y las cartas propias para empezar a diferenciar los diferentes tipos de cartas en el mercado.

Las cartas propias de las marcas de pintura, de muebles, textil u otro sector,  cumplen una función de divulgación de la marca, ofreciendo productos atractivos y exclusivos para sus clientes. Normalmente son agrupaciones de colores que elige la marca para asegurar una mayor fidelización del cliente.  Estas cartas sirven para comprar productos de la misma empresa que las produce.

Las cartas universales, o genéricas, ofrecen una selección de colores enfocados a dar solución a las necesidades de uno o varios sectores.  Por ejemplo, la carta Pantone está especialmente diseñada para imprenta, la carta de colores RAL está más enfocada al sector industrial y las cartas y herramientas NCS, están principalmente enfocadas al sector de la decoración e industria.

TIP 1 👉 La principal ventaja de las cartas universales frente a las propias, es que las cartas genéricas se pueden usar en cualquier establecimiento sin limitarte al de la marca que la produce. Por tanto con una o dos cartas podrás hacer tus consultas de color y comprar colores en cualquier tienda.

 

Las cartas universales ¿Qué carta de colores usar?

No existe una respuesta única, ya que la respuesta adecuada dependerá de la situación y necesidad de cada profesional. Por ello, es importante conocer las características de las cartas  universales más conocidas en el mercado español y elegir bien. Analizamos en detalle las cartas Pantone, RAL y NCS:

1. Cartas de colores frente a un sistema de notación de colores

Las cartas universales se pueden diferenciar según si son una agrupación de colores al uso, o si bien son un sistema de ordenación y clasificación del color. 

Este es el caso de la carta Munsell o NCS, que además de “agrupar tonos”,  son un sistema de clasificación de color que aporta información de valor sobre los colores. Detrás de su nomenclatura hay un sistema de base científica basado en cómo percibimos los colores los seres humanos. En el mercado español de las dos cartas basadas en un sistema científico, la más conocida es la carta NCS. Si quieres saber más sobre NCS lee aquí

Hay otras cartas universales que se diferencian de las anteriores porque ofrece únicamente una selección de colores, sin representar un sistema o lenguaje del color cómo el anteriormente comentado. En este caso los nombres de los colores responden a razones de marketing, no científicas. Este sería el caso de la carta RAL y Pantone.

2- Reproducibilidad

La carta NCS está fabricada por deposición de pintura y todos los colores que se muestran en la carta son reproducibles tintométricamente. Esto significa que los colores que se incluyen, se pueden reproducir con pigmentos, y por tanto en pinturas, lacas, barnices, tinturas etc. Las industrias del mueble, pintura o cerámica entre otros,  necesitan asentar la elección de sus colores en una gama cromática que puedan hacer realidad.

La carta Pantone merece especial atención por ser un caso peculiar. La Pantonera es una carta genérica cuyo uso está más limitado que la carta RAL y NCS,  dado que la gama cromática de Pantone incluye colores que sólo se pueden reproducir con tintas de impresión, y no con pigmentos.  Es habitual que cuando alguien acude a una tienda a pedir pintura con una referencia Pantone, el dependiente ofrece un color equivalente de una carta corporativa de la tienda de pinturas, o de una carta universal como NCS o RAL, porque los colores que incluye la carta Pantone  no están pensados para pintura, lacado, barniz etc..

Por último, la carta RAL agrupa colores que mayoritariamente son tintométricamente reproducibles, como la carta NCS, pero en este caso, los colores metalizados y fluorescentes a veces no se pueden reproducir por lo que no sería al 100% reproducible.

3 – Cartas sectoriales

Hay cartas que están pensadas para un sector concreto y por ello inciden más en unas familias cromáticas que otras. Por ejemplo, la carta Pantone ofrece una gama de colores elegida para el sector de impresión y los colores que se muestran están impresos sobre el papel emulando el resultado final de una impresión.

Por otra parte la carta NCS, únicamente incluye colores reproducibles tintométricamente y dentro de su oferta de gamas cromáticas incluye colores muy enfocados al sector decoración e interiorismo.  Por estos motivos, y porque es un sistema científico del color, NCS es la carta de mayor uso para este sector en España y muchos países del mundo.

Finalmente, la carta RAL  incluye colores que se usan en industria principalmente. Esta carta ofrece una selección de colores más limitada que la carta Pantone y NCS que superan los 2.000 colores, mientras que la carta RAL ofrece 216 colores.

TIP 2 👉  Pantone está especialmente indicada para la impresión de cartelería o logotipos Para interiorismo y decoración se recomienda trabajar con NCS y/o con RAL ya que la gran mayoría de los colores que se representan en una estancia se reproducen con pigmentos, y queremos trabajar con cartas que nos muestren el color real que quedará 😉.

4- Calidad

La carta RAL y NCS son cartas que se producen mediante deposición de pintura. Este proceso de producción se realiza mediante una capa de pintura real para cada color que muestra la carta. Este es un proceso elaborado de gran exigencia en control de calidad.

RAL dispone de varios centros de producción que supone un mayor reto para conseguir que los colores sean siempre los mismos. Mientras que NCS tiene un único centro de producción con un control de calidad muy exigente que asegura la continuidad del color entre diferentes ediciones. El estándar de calidad NCS Quality, es altamente reconocido entre los profesionales del color a nivel internacional.

La carta Pantone es una impresión sobre papel. Representa como se verá la impresión en tinta de una cartelería o una lona por ejemplo. Los costes de producción de la carta con tinta de impresión son notablemente menores que las cartas que se producen con deposición de pintura. La continuidad del color entre ediciones de cartas Pantone es buena -diferencias entre varias producciones-.

TIP 3 👉 Elige cartas que ofrecen los estándares de calidad más exigentes para asegurar que los colores entre diferentes ediciones son iguales. Las cartas con deposición de pintura son de mayor calidad y más costosas de producir que las que se realizan con tinta de impresión.

Por útlimo,  os dejamos un cuadro resumen de las claves para elegir la carta más adecuada para tus necesidaes  ¡así de fácil es elegir la carta de colores para tu día a día!

 

 

Compartir artículo
Recent Posts
0